Páginas

Diferencias entre herpes y aftas bucales

Las aftas y el herpes simples son dos de las lesiones más frecuentes en la mucosa de los pacientes.  Y las que más molestias traen.  ¿Quién no ha sufrido de alguna de estas lesiones bucales alguna vez?  En este artículo obtenido de Vivirmejor.es, nos ayuda a comprender mejor cuales son sus causas y diferencias.

El doctor Pablo Umbert, profesor y jefe del servicio de Dermatologia del Hospital Universitari Sagrat Cor y Director del Institut Pablo Umbert de la Clínica Corachán de Barcelona, destaca de entre todos los problemas de úlceras bucales los que son más comunes: el herpes simple y las aftas.

Diferenciar un herpes simple de un afta

herpes simple bucal llaga
Herpes simple
afta bucal llaga
Afta bucal
Por lo general es bastante fácil diferenciar un herpes simple de un afta, aunque cuando se ha llegado al punto en que la lesión se ha convertido en costra es más costoso realizar esta distinción. El herpes simple es una enfermedad de tipo vírico que presenta lesiones tanto en la piel como en las mucosas. Se caracteriza por la sensación de quemazón en el área donde se localizan las pequeñas vesículas (pequeñas ampollitas), que suelen agruparse en forma de racimo, una de sus ubicaciones mas frecuentes es en el labio. El afta es una de las lesiones más frecuentes por lo que se refiere a la cavidad bucal. Su color es blanquecino, es pequeño y doloroso, y normalmente dura unos 20 días.

Modo de contagio

El herpes simple se contagia por contacto, como por ejemplo por un beso. También se puede transmitir por medio de la saliva en las relaciones sexuales, y en todos los casos puede tardar varios meses en manifestarse tras la adquisición del virus. Cuando se presenta, el herpes simple puede complicar algunas enfermedades dermatológicas como la psoriasis o la dermatitis atópica. El afta, por el contrario, no es contagioso ni se transmite de una persona a otra.

El herpes zóster

El herpes zóster también debe diferenciarse del herpes labial puesto que son dos cosas totalmente distintas. El herpes zóster consiste en una reactivación latente del virus de la varicela. En realidad estamos hablando de una neuropatía que puede tener afectación dermatológica o no. En este caso es necesario efectuar un diagnóstico rápido con tal de evitar futuras complicaciones que podrían desencadenar en una ceguera o una parálisis facial, entre muchas otras afectaciones. Por lo tanto, y en palabras del propio doctor Umbert, los herpes zóster son un auténtico peligro.

Motivos por los que aparecen

Lo cierto es que la aparición tanto de aftas como de herpes simples se debe a motivos multifactoriales. Se conoce que una disfunción del sistema inmunitario es lo que produce las lesiones. En el caso del afta una de las causas desencadenantes puede ser el roce de los aparatos de ortodoncia (los braquets), dientes o muelas rotos o en mal estado, prótesis removibles, lo mismo que problemas de estrés o alguna infección. Existen muchos tipos de aftas, en algunos casos de mayores dimensiones, llegando a producirse lesiones de hasta 2 centímetros. El doctor Umbert insiste en la necesidad de efectuar un diagnóstico correcto y lo más temprano posible. Algunas patologías pueden derivarse de una úlcera bucal persistente, como algunos carcinomas.

Protocolo de actuación

Ante una lesión bucal que no responde al tratamiento clásico hay que investigar exactamente de qué tipo de úlcera hablamos. Para eso hay que hablar con el paciente, que nos dirá como es la lesión, si le suele aparecer, etc. También se realizan citologías y biopsias para analizar las muestras de forma microscópica, lo mismo que análisis de sangre. Todas estas pruebas ayudan a conocer mejor la lesión que se maneja y, en consecuencia, se consigue recetar el tratamiento más adecuado para cada caso.

Enlace relacionado

Si quieres ayudarnos a seguir creciendo comparte este artículo en FACEBOOK o GOOGLE!. Gracias!