Caries en dientes "de leche" ¿Cómo prevenirlas?

La caries dental es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia; cinco veces más frecuente que el asma y siete veces más que la rinitis alérgica. A pesar de que la caries en los dientes de leche no pone en peligro la vida de un niño, es una enfermedad seria que puede ocasionar: dolor intenso, hospitalización por infección facial, disminución del desarrollo físico del niño, un elevado coste de tratamiento y afectar a los dientes permanentes que se forman justo por debajo. Por último, debemos saber que un niño con caries en sus dientes de leche será probablemente un adulto con caries y múltiples curaciones y tratamientos dentales.


Caries en dientes de "leche" (primarios-temporarios)
Caries en dientes de "leche" (primarios-temporarios)

Dicho esto, se ha comprobado que la caries es una enfermedad 100% prevenible si conocemos los factores de riesgo que la ocasionan y adoptamos unos correctos hábitos de salud bucal desde el nacimiento.

Los primeros años de vida de un niño/a son especialmente importantes para fomentar una buena salud bucal porque: los dientes de leche están poco mineralizados cuando erupcionan; porque se introduce la alimentación complementaria (que puede contener azúcares); porque no se le da la importancia al cepillado dental diario; porque no existe un correcto acceso al flúor tópico y porque los padres no están informados sobre las medidas preventivas (y pueden pasar bacterias de su saliva a la de sus hijos). La Tabla inferior resume los consejos de salud bucal para tu hijo/a.

Los estudios indican que durante el primer año de vida la probabilidad de tener caries es casi nula, sin embargo este porcentaje disminuye conforme pasan los años. Por esta razón, todas las academias científicas recomiendan la primera visita al dentista durante el primer año de vida, para que la odontología sea educativa y preventiva, y no curativa. Hay que cambiar el chip: al dentista se debe ir para nunca tener caries, no para curarlas…


Resumen de pautas de salud bucal para evitar las caries en nuestros hijos/as


Transmisión de bacterias
  • Se deben evitar todos los hábitos en los cuales podamos transmitir las bacterias de nuestra boca a la de nuestros hijos, tales como: limpiar el chupón con la saliva, besar en la boca, compartir la misma cuchara, etc.
Higiene Bucal
  • Empezar a masajear / limpiar sus encías desde el primer trimestre de vida, con un dedal de silicona, una gasa o una toallita húmeda.
  • Desde que salen los primeros dientes de leche (alrededor de los 6 meses) limpiarlos dos veces al día, para toda la vida (con una gasa húmeda o un cepillo dental infantil).
  • Es esencial que los padres ayuden con el cepillado dental (especialmente el nocturno, hasta los 8 años) y que el niño/a vaya a la cama con la boca limpia. Después del cepillado de la noche no se debe comer ni beber nada.
  • Una vez que nuestro niño/a haya aprendido a escupir (hacia los 2 años) es importante cepillarle los dientes con una pasta de 1000ppm de flúor en cantidad de una “alverjita”.
  • Si las muelas ya contactan (hacia los 4 años) es importante pasar el hilo dental entre ellas, ya que el cepillo no alcanza esas zonas. Para facilitar esta tarea se pueden usar “flossers” o posicionadores de hilo.
Alimentación
  • Evitar colocar cereales, azúcar o miel al biberón.
  • Siempre que sea posible, evitar toda fuente de azúcares refinados antes de los dos años (juguitos de caja, yogures líquidos, pan de molde, bizcochos, croissant, galletas azucaradas, leche chocolatada, caramelos, chocolates, papas fritas de bolsa, etc)
  • Si se ofrece un dulce, siempre mejor después de las comidas que entre ellas. Limpiar los dientes después del dulce o bebida azucarada.
  • Si el bebé tiene dientes, se duerme en el pecho y realiza varias tomas nocturnas, es importante que el odontopediatra coloque flúor tópico en sus dientes de leche para protegerlos del ataque de las bacterias durante la noche (cuando no hay saliva). Si el bebé tiene dientes y luego de lavarle los dientes en la noche, toma un biberón con leche, es importante que el odontopediatra coloque flúor tópico en sus dientes de leche para protegerlos.
Visitas al Odontopediatra
  • Realizar una visita al odontopediatra durante el primer año de vida de nuestro hijo/a, o a más tardar, cuando salgan sus muelas de leche para valorar el riesgo de enfermedades bucales y recibir el plan preventivo individualizado.
  • Recuerda que los tratamientos preventivos son menos agresivos, menos traumáticos y más económicos que los curativos.


Dra. Camila Palma Portaro
www.odontologiaparabebes.com


Si te sirvió de ayuda este artículo compártelo en las Redes Sociales! Gracias!

1 comentario:

Halman Freud dijo...

También hay que tener en cuenta una buena cepillada sobre todo con tratamientos de ortodoncia, para que no queden restos de comida.